Anuncian nuevas exigencias para exportar cerezas a China.

Tras la suspensión de algunos huertos y packings durante la última temporada por las detecciones de dos virus vegetales, el SAG publicó la semana pasada una serie de medidas sanitarias adicionales para evitar problemas en la campaña que se acerca, tras un trabajo conjunto con las autoridades sanitarias chinas y la industria local.


Tras la suspensión de los envíos de cerezas a China de 15 plantas exportadoras y de 18 huertos, ocurrida durante la última temporada debido a la detección de los virus vegetales Prunus necrotic ringspot virus (conocido como PNRSV) y Plum pox virus (PPV) por parte de las autoridades sanitarias chinas, el Servicio Agrícola y Ganadero actualizó la semana pasada los lineamientos para las exportaciones de cara a la temporada 2021-2022.

Las medidas se tomaron luego de haber sostenido conversaciones y acuerdos con las autoridades sanitarias del país asiático, apoyados por una mesa de trabajo formada con representantes de Fedefruta, Asoex, el Comité de Cerezas y empresarios de la industria cerecera para abordar los envíos de cerezas a China durante la temporada que viene y evitar la eventual suspensión de las exportaciones de diferentes huertos y plantas de proceso.

 

Las nuevas medidas

En concreto, entre las medidas adicionales que solicita el SAG para la detección del PNRSV está el contar con fichas técnicas para identificar los síntomas asociados a la presencia del virus en los huertos.

Además, se pide hacer una prospección entre la floración y la brotación, y otra durante el período de crecimiento de la fruta, considerando todas las variedades presentes y siguiendo instrucciones específicas que están definidas en el documento del SAG, para enviar a analizar muestras a laboratorio, con la técnica PCR y de ELISA.

Si en los resultados de los análisis se ratifica la ausencia del virus, el huerto puede continuar con normalidad el proceso de exportación, y si está presente se deben eliminar las plantas donde es detectado el virus.

‘En caso de detectarse en dos o más variedades, el huerto quedará suspendido para la exportación a China durante el resto de la temporada’, dice el documento.

En el caso del virus PPV se debe hacer un monitoreo cada 15 días desde la floración a la cosecha, por parte de personal técnico que esté capacitado en el reconocimiento de plagas, y también el SAG hará prospecciones aleatorias entre septiembre y noviembre. Si algún huerto no cumple con esas medidas, no se les permitirá exportar a China.

Desde el SAG aclaran que el protocolo acordado con China para el ingreso de las cerezas chilenas no establece a los virus vegetales como plagas de interés de ese país, por lo cual la detección de estos dos virus generó que China solicitara medidas de control adicionales.

A través de un correo difundido a quienes participaron de la mesa de trabajo de las cerezas, al que tuvo acceso Revista del Campo, el director nacional del SAG, Horacio Bórquez, confirmó también que al contar con estas medidas las autoridades de la Administración General de Aduanas de China (GACC, por su sigla en inglés) estarían de acuerdo con levantar la suspensión de los packings y huertos para la próxima temporada de exportaciones.

‘La parte china reconoce el plan propuesto en conjunto entre el SAG y la industria para la prevención del PNRSV y reconoce que los packings no son los principales responsables para la transmisión de los virus vegetales, por lo que si se detecta PNRSV o PPV en envíos de cerezas en China, estos no serán suspendidos si responde a casos aislados‘, dice Horacio Bórquez en la información entregada a la industria.

En ese sentido, explica que la suspensión de un packing se aplicará cuando existan detecciones reiteradas por faltas en la calidad, seguridad y trazabilidad, aunque para el caso de los huertos las medidas serían distintas.

‘Todo huerto que en un puerto chino sea detectado positivo, será suspendido por el resto de la temporada, los que deberán adoptar medidas de saneamiento en forma inmediata’, indica el director nacional del SAG.

También señala que si dentro de Chile se realizan dos detecciones de estos virus que afecten a un mismo huerto, ese predio también deberá ser suspendido de sus exportaciones a China por toda la temporada.

‘Se hace un especial llamado a la industria para afrontar esta temporada con la responsabilidad que la situación lo requiere, ya que las autoridades de China estarán muy pendientes de los resultados de las diferentes medidas que Chile ha ofrecido’, advierte Horacio Bórquez.

El presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela, considera que la implementación de estas nuevas medidas es el resultado de un trabajo exitoso desarrollado entre marzo y agosto con la industria, el SAG y las autoridades chinas, porque entregan más objetividad.

‘Ya sabemos cuál es el problema y cómo enfrentarlo, encontramos un camino de solución y ahora es muy importante poder hacer un levantamiento de la información para saber cuál es la realidad de acuerdo a las distintas variedades y zonas productoras de cerezas, y así saber cuál es el nivel de daño que tenemos’, afirma, y explica que los huertos que fueron suspendidos durante la última temporada eran de distintas zonas geográficas.

Nuevos lineamientos

Desde el SAG aclaran que el protocolo acordado con China para el ingreso de las cerezas chilenas no establece a los virus vegetales como plagas de interés de ese país, por lo cual la detección de estos dos virus generó que China solicitara medidas de control adicionales.

‘Es importante destacar que la relación que hemos tenido con China siempre ha sido de estrecha colaboración y, en ese sentido, el SAG junto al sector privado siempre han estado disponibles para cumplir con todas las exigencias necesarias’, señalan en el SAG.

La detección de los virus PNRSV y PPV durante la última temporada generó preocupación en la industria y dentro del SAG, especialmente en el caso del PPV, ya que es una plaga de control obligatorio dentro de Chile, que está constantemente bajo monitoreo.

‘Como país sostenemos, de acuerdo con todos los antecedentes científicos disponibles, que la raza de esta plaga presente en Chile corresponde a la raza D (Dideron), que no afecta a la cereza, por lo cual nos produce extrañeza su detección en cerezas por parte de China’, advierten en el SAG.

Si bien existen lineamientos para las exportaciones de diferentes frutas frescas y a múltiples destinos, las nuevas medidas generaron ruido entre los productores la semana pasada, sobre todo después de una temporada compleja. Sin embargo, las autoridades aseguran que la mayor diferencia para esta temporada está en las medidas de prevención y control para mitigar la posible presencia de PNRSV y PPV en la fruta que se exporta a China.

‘Los virus vegetales, en general, son de lenta transmisión, por lo que haciendo un buen levantamiento de la información yo creo que lo podemos acotar y focalizar bastante‘, proyecta Jorge Valenzuela.

Agradecimientos

¿Quieres contactarte con nosotros?

    Idioma